¿Cómo se cuida el bonsái de Chaenomeles?

publicado en: Cuidados, General | 0

Vista del bonsái de Chaenomeles de flor blanca

Imagen – OakBonsai

Los arbustos de acero reducida y de flores preciosas son los ideales para trabajar como bonsái. Es más, si tuviera que recomendar alguien género, sin duda alguna sería el de los Chaenomeles, por su valor ornamental, empero también por lo fácil que es controlar su desarrollo, y darles el estilo que quieras.

Así que si te acabas de adquirir un bonsái de Chaenomeles o tienes pensado hacerte con uno, a continuación te voy a hablar sobre sus cuidados para que no surjan problemas.

¿Cuáles son las características del Chaenomeles?

Chaenomeles japonica

Imagen – Wikimedia/Mars 2002

Cuando vamos a adquirir un bonsái, siempre es interesante conocer las características de la misma cuando se deja crecer libremente. De esta manera, podemos tener resueltas muchas dudas incluso antiguamente de comenzar a trabajar con él. En el caso del Chaenomeles, conocidos como membrillero japonés, son arbustos o arbolitos de unos 3-4 metros de altitud originarios del levante de Asia, concretamente de Japón, China y Corea.

Sus aceros son caducas, alternas, simples y con el margen serrado. Las flores, que brotan en primavera, miden unos 3-4cm de diámetro, y son de color blanco, rosa, rojo o naranja. El fruto es un pomo que madura en otoño.

¿Cómo se cuida el bonsái de Chaenomeles?

Bonsái del Chaenomeles

Imagen – Flickr/jeremy_norbury

Ahora sí, si quieres saber cómo cuidarlo como bonsái, vamos a ello:

  • Ubicación: en el exterior, a pleno sol.
  • Sustrato: mezcla 70% de akadama con un 30% de kiryuzuna. Otra opción es 50% abono + 40% de arena volcánica de grano corpulento + 10% turba negra.
  • Riego: hay que evitar que se seque la tierra. Puede ser necesario un riego anales en verano, y cada 2-3 días el resto del año.
  • Abonado: con un abono líquido especialidad para bonsáis, como levante de aquí.
  • Trasplante: cada dos o tres años, a finales de invierno (antes de la brotación).
  • Poda: en otoño si las heladas se producen perfectamente entrado el invierno, o poco antiguamente de la primavera en caso contrario. Hay que quitar las ramas secas, enfermas, débiles o rotas, de esta manera como las opuestas y las que crecen muy verticales. Además hay que recortar a 2 o 3 aceros aquellas que estén creciendo demasiado.
  • Alambrado: no es muy necesario. A menudo con un tutor, una cuerda y/o unas pesas de plomo reducidas para bonsáis se consigue que una rama se desarrolle como queramos.
    De todos modos, si quieres alambrar, hazlo en primavera-verano, con alambres especialidads para bonsais y dejando la misma jalón entre giro y giro. Recuerda ir revisándolo de vez en cuando para que no se incruste en la rama.
  • Estilo: muy adaptable. derecho formal, vertical informal, bosque, azotado por el viento, etc. Tienes más asesoría sobre levante tema aquí.
  • Rusticidad: resiste perfectamente hasta los -18ºC.

¡Que disfrutes de tu bonsái de Chaenomeles!

Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *